El tiempo pasa pasa, y las cosas siguen igual igual…

Otro más de lo mismo

LaJUnglaDElasLETras

892249_235145573321995_577950019_o @jacastrocebrian

Este domingo vino a comer a mi casa un amigo de toda la vida. El pobre hombre, y lo de pobre lo digo con lastimera admiración, estaba muy apenado. Su hijo, un mozalbete de veintitrés años, universitario e inteligente ( a ver, para los que estáis ahí siempre apuntillándome: universitario e inteligente no tiene por qué ir siempre de la mano, por eso recalco lo de inteligente), había suspendido una oposición para policía local en un pueblo del interior de Valencia. Mi amigo traía los mofletes cargados de improperios, pues sospechaba que las cuatro plazas ofertadas estaban adjudicadas de antemano, mucho antes incluso de que se publicitase la oposición en el tablón del ayuntamiento de marras. Él, que conoce mi debilidad por justificar (sic.) los actos impíos de la burocracia de la santa sangre funcionarial de este casto y patrio país – la cutre, no la profesional

Ver la entrada original 883 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s